imagen imagen imagen

SEMANA I. DE LA MUSICA

 
26 SEMANA INTERNACIONAL DE LA MÚSICA5 al 12 de Noviembre 2017
 
ENSEMBLE LA DANSERYE
“Danzantes y Ministriles: de lo sacro a lo profano”
“Danzantes y Ministriles: de lo sacro a lo profano”. Grupo instrumental centrado en el estudio, reconstrucción e interpretación de la música y los instrumentos de viento de la Edad Media y Renacimiento.
/
Director:
Intérpretes: Eva Narejos y Juan Jesús García Vázquez (danza y coreografía), Fernando Pérez Valera (corneta, sacabuche, orlo, flauta), Juan Alberto Pérez Valera (chirimía, corneta, bajoncillo, orlo, flauta), Luis Alfonso Pérez Valera (sacabuche, orlo, flauta), Eduardo Pérez Valera (chirimía, bajón, orlo, flauta), José Gabriel Martínez Gil (percusión)
La Danserye se crea en 1998 en Calasparra (Murcia, España) con el objetivo de investigar, recrear y difundir la música y los instrumentos de viento desde el final de la Edad Media hasta el principio del Barroco, especializándose en el periodo del Renacimiento. Todos sus miembros se dedican a la investigación y reconstrucción de instrumentos de viento, formando su propio taller desde el principio, completando su formación como intérpretes con prestigiosos profesores en diferentes cursos y clases magistrales: Jean Tubéry, Josep Borràs, Douglas Kirk, Renate Hildebrant, Jordi Savall o Jeremy West. Actualmente cuentan con la colección de instrumentos del Renacimiento más importante de España y una de las mayores de Europa, superando el medio centenar de instrumentos diferentes de todas las familias. Igualmente muestran una gran inquietud por el mundo de los ministriles y el papel que desempeñaron en el mundo cultural de los siglos XVI y XVII, desarrollando tareas de investigación con musicólogos como Juan Ruiz Jiménez, Javier Marín López, Douglas Kirk y Michael Noone, entre otros.

Actualmente se centran en la interpretación de la música bajo una perspectiva históricamente informada, conjugando los diferentes aspectos de investigación e interpretación con el objeto de ofrecer un producto musical de calidad con el máximo rigor histórico posible. En este sentido, La Danserye ha participado en numerosos festivales y ciclos especializados en España, Francia, Holanda, México y Colombia, principalmente con proyectos relacionados con la recuperación del patrimonio musical español, aspecto con el cual se encuentran muy sensibilizados y dentro del cual han realizado dos grabaciones pioneras a nivel mundial publicadas a finales de 2013. En primer lugar, la primera grabación mundial dedicada a la música para ministriles en el Nuevo Mundo: Ministriles Novohispanos: obras del Manuscrito 19 de la Catedral de Puebla de los Ángeles, a partir del manuscrito conservado en el archivo de la Catedral de Puebla (México) y publicada por la Sociedad Española de Musicología dentro de la colección “El Patrimonio Musical Hispano”. Casi simultáneamente el sello Lindoro publica el registro: “Yo te quiere matare”, Ministriles en Granada en el Siglo XVI, que constituye la primera grabación mundial monográfica sobre la música conservada en el Manuscrito 975 del Archivo Manuel de Falla (Granada), un libro para uso de ministriles vinculado a la Capilla Real de Granada en la segunda mitad del S. XVI. En 2014 fueron seleccionados para participar en el Fringe del MAfestival de Brujas (Bélgica) y el Fabulous Fringe del Festival de Música Antigua de Utrecht (Holanda) con el proyecto “Christe Potens Rerum: early wind bands in Spain and the New World”. Ambos registros han obtenido excelentes críticas en las revistas especializadas a nivel mundial, que han llevado a La Danserye a ser considerado el “exponente moderno más relevante del mundo en la música instrumental del Renacimiento” (Douglas Kirk, Revista Española de Musicología, 2014).
Su interés por experimentar con las fuentes originales les lleva a crear en 2013 el grupo vocal “Capella Prolationum”, conjunto con el cual son residentes en el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza desde 2013 y con el que han realizado varios proyectos de recuperación de patrimonio musical hispanoamericano en el marco del mismo Festival, en el Festival de Música Sacra de Bogotá (Colombia), en la Semana de Música Religiosa de Cuenca o en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Además, graban conjuntamente en 2014 el primer monográfico dedicado a Francisco López Capillas (Lindoro), maestro de capilla de la Catedral de México, registro que está obteniendo importantes reseñas en revistas de música, musicología o historia del arte.

Desde tiempos inmemoriales, la música ha constituido uno de los principales recursos para expresar gran diversidad de situaciones, sentimientos y estados de ánimo en el ser humano. De hecho, su carácter innato hace que siempre haya estado presente de una u otra forma en la evolución de nuestra raza, hasta llegar a convertirse hoy día en un producto de consumo diario, de disfrute voluntario, individual, o que nos puede llegar de forma involuntaria, inconscientemente, y no nos parecería raro. La música está tan ligada a los aspectos cotidianos de la vida moderna, que difícilmente entenderíamos ahora una vida sin música, en sus múltiples aspectos. Nos parecería que nos hemos quedado sordos.
Sin embargo, hace cuatro o cinco siglos, determinados tipos de música podían ser consideraros como artículos de lujo, como eventos extraordinarios en la vida de aquéllas gentes que, aún no sabiendo cual era el significado de esos sonidos, seguramente dejarían una huella imborrable en su memoria. Todavía en estos tiempos remotos, la funcionalidad de la música era patente, y su consumo, efímero. Las instituciones poderosas (casas reales, la nobleza y las eclesiásticas), con recursos suficientes para tener músicos asalariados, eran conscientes del poder de la música para medir su importancia, magnificar sus actos y mantener sus diferencias con el resto de la sociedad. En este sentido, la presencia de músicos ligados a estas instituciones, y la importancia de la propia música, hace que hoy día se conserven gran cantidad de documentos y fuentes musicales que nos permiten recrear con cierto grado de detalle determinados aspectos musicales de esta época pretérita, algunos de los cuales se ejemplifican en el presente concierto.
Los conjuntos de instrumentos de viento florecientes en el siglo XVI: chirimías, cornetas, bajones y bajoncillos, sacabuches, orlos, flautas, etc..., tañidos por compañías de ministriles, se sumaban junto a la percusión a crear un ambiente único, y contribuyen a dar una sonoridad propia y exclusiva de este momento de la historia, añadiéndose a una combinación que difícilmente hoy día se puede escuchar en los escenarios que tratan de recrear el ambiente musical de esta época. En este contexto, el presente programa, dividido en tres partes, pretende recrear el mundo de las danzas y los entretenimientos musicales en la Europa del Renacimiento (bloques I: música popular y bloque III: música cortesana) mostrando en vivo una recreación tanto musical como coreográfica de una selección de las danzas y pasos más famosos de la época, a partir de música impresa y/o manuscrita conservada en tratados o impresos desde 1530 hasta 1612. Entre la música de danza, el bloque central (bloque II) se inspira en la música que los mismos conjuntos de ministriles tenían a su disposición en las capillas musicales que servían al oficio divino. Un conjunto de motetes, partes de himnos litúrgicos y “canciones” (algunas de ellas camufladas bajo ingeniosos títulos), servían a los ministriles para desarrollar su función dentro de la liturgia. De este modo, estos grupos instrumentales caminaban frecuentemente entre dos mundos tan diferentes como el sagrado y el profano, característica que hoy día hace especialmente interesante su reconstrucción.
El primer bloque del concierto está dedicado a la música popular, concretamente a la música concebida para bailar. Es necesario distinguir, dentro de la música de danza, que el baile se consideraba un entretenimiento para las clases sociales inferiores, mientras que la danza estaba reservada para los estratos superiores, constituyendo un verdadero formulismo social al que se debía de responder debidamente. Entre los bailes más populares se encuentran los bransles, un tipo de danza muy simple que se bailaba en parejas o en grupos, de forma circular y cuyos movimientos suelen ser laterales. Parece que su origen es francés, pero rápidamente se extendió por Europa, y su estructura es sencilla. En esta sección del programa se ofrecen tres ejemplos de una de las colecciones más importantes de música de danza de la época: Orchésographie, publicada por Thoinot Arbeau en 1588, y reimpresa en 1589 y 1596, donde además se dan instrucciones precisas para aprender a bailar estas danzas y otras. Además de los bransles, se bailan unos canarios, baile de origen incierto, pero que tuvo una grandísima popularidad en el siglo XVII. Es un baile de pasos exóticos, puntillados y giros variados, cuya música en este caso se ha extraído de las Danzas de Terpsichore, una colección de más de 300 danzas arregladas por el compositor alemán Michael Praetorius y publicadas en 1612. El díptico Ronde-Saltarello completa esta primera parte del programa, procedente de otra de las colecciones de música de danza más famosa de la época Het Derde Musyck Boeken, publicada por el músico, compositor e impresor de Amberes, Tilman Susato, en 1551.
En 1526, la Catedral de Sevilla se convierte en la primera institución eclesiástica española en contratar y mantener asalariado a un grupo de cinco ministriles (tres chirimías y dos sacabuches), para “magnificar el culto divino”. A partir de este momento, las instituciones más importantes y poderosas hacen lo propio, de manera que la presencia de estos grupos instrumentales ya es generalizada a finales del siglo XVI en toda España, y por extensión, en Hispanoamérica. De este modo, y gracias a la conservación de documentos en los archivos de las diferentes instituciones eclesiásticas (siempre mejor organizadas que otros archivos laicos), se dispone de mucha información sobre los grupos de ministriles, sus repertorios y funciones en la liturgia.
En el segundo bloque del programa se muestran diversos ejemplos de las músicas que tañían los ministriles en el ámbito sacro. Hay que destacar que podía tratarse de los mismos grupos de ministriles que tocaban la música de danza, puesto que muchas referencias aluden a las prácticas de los ministriles fuera de la iglesia, a pesar de contar con clausulas de “exclusividad”. Las fuentes utilizadas para esta sección proceden de tres de los cinco libros para uso de ministriles conservados en la actualidad. Abre esta sección el motete Ego flos campi, de Alonso Lobo, conservado como fuente única hasta el momento en el Ms. Mus. 1 de la Colegiata de San Pedro de Lerma (Burgos), un libro para el uso de los ministriles que servían al propio Duque de Lerma. El siguiente motete, Veni Domine de Cristobal de Morales, tañido con una familia de flautas dulces, proviene de otro de los libros para uso de ministriles que se encuentra actualmente en el Archivo Manuel de Falla de Granada, el Ms 975, libro datado ca. 1560 y que perteneció a los ministriles de la Capilla Real de Granada. A continuación, se ofrece un tríptico de estrofas de himnos (Monstra te esse matrem, del himno Ave Maris Stella; Arbor decora, del himno Vexilla regis y Pange lingua gloriosi, del himno del mismo nombre), todos conservados en el Manuscrito 19 de polifonía de la Catedral de Puebla (México), único libro para uso de ministriles en el ámbito novohispano. Estas estrofas eran copiadas por los ministriles para el uso del alternatim; así pues, según la festividad, en el momento del Himno alternaban las estrofas interpretadas en canto llano, canto de órgano, ministriles y órgano. Para finalizar la sección se ha elegido la Batalla de Clement Janequin, en la versión instrumental adaptada del Manuscrito 19 de Puebla, que acorta notablemente el modelo vocal original de Janequin. Esta obra nos ejemplifica, por un lado, la adaptación del repertorio vocal para los conjuntos de ministriles, y por otro, de como éstos se sirven de todo el corpus vocal para su repertorio. Utilizan canciones, madrigales, chansons, etc., composiciones en lengua vernácula, que al interpretarse instrumentalmente y carecer de texto, las hace servir como piezas polifuncionales dentro del servicio litúrgico.
El tercer y último bloque del concierto vuelve de nuevo a la música de danza, pero en esta ocasión, se dedica propiamente a la danza, a diferencia de la anterior sección confiada al baile. Como hemos dicho, la diferencia entre danzar y bailar respondía a una cuestión de estamento social. La pavana y la gallarda eran danzas que requerían del conocimiento preciso de los pasos y mudanzas, perfectamente codificados según la época y área geográfica concreta. De los cientos de ejemplos musicales, se ha elegido la Pavana y Gallarda pasemezzo, de Claude Gervaise, otro polifacético músico y editor francés que publicó gran cantidad de obras, asociado con el también famoso editor y compositor Pierre Attaignant, precisamente el autor de La Magdalena (baja danza), recoupe et tourdión, que cierra el concierto. Acompaña a estos dos músicos franceses nuevamente Praetorius, con su versión de la Españoleta, una danza de origen español que se danza en pareja y consta de varias mudanzas, que se dividen en tres secciones de ocho compases. Finalmente esta última sección del programa se completa con dos piezas recogidas en la colección Nobiltà di Dame (1600), del italiano Fabritio Caroso: celeste giglio y Laura soave.
En conclusión, un siglo de máximo esplendor de géneros tanto populares como cortesanos, capaz de divertir y entretener al pueblo llano y a nobles y reyes; música para bailar o danzar, según la categoría; música para el oficio divino en varias de sus vertientes… en definitiva, un espectáculo donde la combinación de música y danza nos transporta a una época tan remota como interesante y que difícilmente puede ser puesta en escena en la actualidad.

Fernando Pérez Valera
La Danserye
 
PROGRAMACIÓN

Miércoles, 08 de Noviembre
Hora: 20:30 h.
Precio: 6,00 € / ABONO
PROGRAMA

Ministriles y danzantes en el Siglo de Oro
La esfera sacra vs el mundo cortesano y popular

I. El ámbito popular. Danzas (I)

Bransle de las lavanderas* / Thoinot Arbeau (1519-1595)
Bransle de los caballos* / Thoinot Arbeau
Canarios* / Michael Praetorius (1571-1621)
Ronde / Saltarello* / Tilman Susato (c. 1515-1570)
Bransle de l'official * / Thoinot Arbeau


II. La esfera sacra. Motetes, himnos y “canciones”

Ego flos campi / Alonso Lobo (1555-1617)
Veni, Domine / Cristóbal de Morales (1500-1553)
Monstra te esse Matrem / Hernando Franco (1532-1585)
Arbor decora / Hernando Franco
Pange Lingua / Francisco Guerrero (1529-1599)
Batalla / Clement Janequin (c. 1485-1558)


III. La música en Palacio. Danzas (II)

Pavana y Gallarda “pasamezzo”* / Claude Gervaise (1525-1583)
Españoletas* / Michael Praetorius (1571-1621)
Celeste Giglio* / Fabritio Caroso (1526-1605)
Chiara Stella* / Fabritio Caroso
La Magdalena, recoupe et tourdion* / Pierre Attaignant (1494-1552)

* Obras con danza

logo-semana-music.png
 
 
flecha

flecha
Espacio perteneciente a la Red de Teatros de la Junta de Castilla y León

flecha
Espacio asociado a la Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales

flecha
Sede Oficial de la Semana de Cine de Medina del Campo