imagen imagen imagen imagen

SEMANA I. DE LA MUSICA

 
26 SEMANA INTERNACIONAL DE LA MÚSICA5 al 12 de Noviembre 2017
 
LA FURA DELS BAUS
FREE BACH 212
Cantata Campesina BWV 212 de J. S. Bach. Directores: Miki Espuma y David Cid. Cuarteto Divina Mysteria.
Cantata escénica para orquesta barroca, electrónica, solistas, cantaora y bailarín.
/
Director: Miki Espuma y David Cid
Intérpretes: La Fura dels Baus y Ensamble Barroco Divina Mysteria. Pavel Amilcar, Thor Jorgen y Miki Espuma (Dirección musical). David Cid (Realización vídeo). Mariola Membrives (Cantaora). Miguel Ángel Serrano (Baile). Eulalia Fantova (Soprano). Juan Garcia Gomà (Barítono). Pavel Amilcar (Violín). Letizia Moros (Viola). Thor Jorgen (Violone). Andrés Alberto Gómez (Clavicémbalo)
La Fura dels Baus es una compañía en constante proceso de evolución que ha abordado, desde su fundación en 1979, retos innovadores en el ámbito de las artes escénicas. Sus espectáculos y sus acciones puntuales han causado un gran impacto tanto entre la crítica como entre el público internacional. No es aventurado afirmar que desde “Accions” (1983), La Fura dels Baus ha llegado a ser considerada un grupo de culto por miles de seguidores en todo el mundo.
Free Bach 212 es una performance-concierto de música y danza, basado en la Cantata profana 212 de J. S. Bach (Bauern-Kantate BWV. 212).
Interpretado por el ensemble barroco Divina Mysteria (la obra original completa) más los reprise flamencos de Mariola Membrives y los paisajes sonoros de música electrónica. El trabajo videográfico envuelve músicos, bailaor y cantantes y da sentido y perspectiva a la obra.
Una versión libre de la Baukernkantate (Cantata de los agricultores) BWV.212 de JS Bach. Un convite atemporal. Lo burlesco, humorístico. La crítica social. La invitación a los placeres más mundanos. En conjunto, son conceptos que parecen de lo bien lejanos a las expresiones musicales de épocas remotas. Como los encuentros entre diferentes disciplinas y estilos de musicales, los caminos cruzados que amalgaman discursos aparentemente contrastados en un solo movimiento.
Johan Sebastian Bach y su cantata campesina BWV 212 es una arma exquisita para desmontar esta creencia. Esta última cantata conocida es, precisamente, un muestrario de posibilidades diversas que se conectan y construyen una fórumla particularmente plural y efectiva.
Estrenada en un castillo en 1742. Compuesta por un gobernante y recaudador de impuestos que ascendía al poder a quien se elogia y critica su estructura literalmente oligárquica y cohabita en mundos absolutamente paralelos.
Con la utilización de canciones y danzas populares mezcladas con estructuras de corte noble y insinuadoras seducciones los placeres carnales y alcohólicos, Bach nos extiende una mano que cruza 273 años para invitarnos a la mesa, con una cantata que termina en una taberna donde la cerveza es el brebaje unificador. El convite está servido.
La Fura dels Baus y Divina Mysteria atienden como comensales reservando nuevas cruces interdisciplinares, donde las músicas electrónicas, la imagen multimedia, el flamenco y una poética contemporánea del espectáculo quieren resignificar al público actual: un precepto atemporal e inherente a la Cantata de los agricultores BMW 212, el de conmover y deleitar sin barreras ni limitaciones.

La Fura dels Baus, se ha convertido en un grupo de culto por su creatividad y aceptación del riesgo. Miki Espuma es el director de una reinterpretación de la “Cantata campesina”, BWV212 de Bach, en la que inserta motivos electrónicos y cante flamenco, entre los 24 movimientos, que van desde la canción popular a las refinadas danzas. La aportación de Miki es copiosa y llena de una imaginación desbordante. Apostado tras sus viejos sintetizadores MS 20, se acerca a la cantata con sus bucles analógicos y texturas, sin dañar la partitura original, alcanzando por momentos la gloria de afinar junto al cuarteto Divina Mysteria, encargado de velar por la interpretación historicista de la obra. Miki refuerza lo popular con un charango o con un artilugio mecánico, acompañando a Mariola Membrives en un exquisito martinete. La cantaora, que teje con su cante la trama, se une al bailarín Miguel Ángel Serrano, cuyos movimientos unen con acierto la profusa propuesta sobre el escenario. La mezzo Eulàlia Fantova y el barítono Joan García Gomá, son fieles transmisores de recitativos y arias. La dimensión escénica tiene, en el vídeo creado por David Cid, una importante aportación narrativa, centrada en los personajes de la cantata, que se funden en la pantalla entre texturas granuladas y flashes de colores. Original el atrezzo escénico, con unos maniquíes silenciosos y una vaca metálica que al final sirve para proveer de cerveza, en vez de leche, a los protagonistas de esta versión vitalista de Bach que, una vez más se demuestra, puede con todo.
Al final nos queda el mensaje: “sin cerveza en la vida, todo es tristeza”. Así que la organización tendrá el detalle de invitar a brindar a todos los asistentes, poniendo el cierre a un espectáculo plural, distendido y altamente creativo.
Emiliano Allende

La elección de la Cantata de los campesinos como primera incursión barroca con sello furero no ha sido casual. Bach, músico tenido por solemne donde los haya, también supo tener momentos alegres y jocosos. Y buena prueba de ello es esta obra, escrita en 1742 en honor a Carl Heinrich von Dieskau, director de la Capilla Real y músico de cámara en la corte de Dresde y, para más señas, antepasado del barítono Dietrich Fischer-Dieskau. Con texto en lengua sajona, la obra tiene un marcado carácter cómico: su acción discurre en una taberna -de allí la elección del espacio en el que se presentaba- donde una pareja alaba y critica al recaudador de impuestos local, y su música incluye diversas citas a melodías populares de la época.
A partir de esta materia prima -y en la práctica, sin adulterarla- Miki Espuma ha diseñado un espectáculo en el que, siguiendo la tradición barroca de dar espacio a la improvisación, se han añadido elementos procedentes de esos otros lenguajes creativos que discurren como un lenguaje paralelo que sólo en ocasiones interactúa directamente con la música de Bach.
El espectáculo, de pequeño formato, no cuenta con más atrezzo escénico que unos maniquíes de morfología humanoide, y un telón de fondo donde se proyectan las imágenes de vídeo o se integra al desplazamiento escénico de los cantantes.
A lo largo del montaje, la música de Bach se va alternando con los pasajes protagonizados por la cantaora flamenca y la electrónica, que cada vez adquieren más protagonismo, mientras que el barítono trasciende también su propio espacio musical hasta el punto de rapear una letra de un tema del grupo mejicano Molotov. Miki Espuma, por su parte, también abandona por momentos su papel director tras las máquinas para unirse con un charango a la interpretación de una follia o para acompañar el cante con un artilugio semejante a una mezcladora de cemento.
Mezcla pues multidisciplinar que, para despedirse, no cita a Bach sino una letra escrita para la ocasión por el poeta mejicano Ivan Leroy, que en la voz de Membrives le recuerda al mundo que «sin cerveza en la vida, no hay pasión, todo es tristeza». Igual a Bach le hubiera encantado.
Ana Maria Davila
 
PROGRAMACIÓN

Viernes, 10 de Noviembre
Hora: 20:30 h.
Precio: 28,00 € / ABONO

logo-semana-music.png
 
 
flecha

flecha
Espacio perteneciente a la Red de Teatros de la Junta de Castilla y León

flecha
Espacio asociado a la Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales

flecha
Sede Oficial de la Semana de Cine de Medina del Campo